Pablo Juantegui pierde el apetito 1


Según el presidente de Telepizza, Pablo Juantegui, los ciudadanos comemos menos pizza cuando no hay Gobierno. Esta afirmación es una bobada más propia de niños de primaria que de un presidente de una compañía. ¿Acaso ahora las familias beben menos Coca-Cola, comen menos pan y se duchan menos porque no hay Gobierno? Definitivamente, este señor tiene un problema y no es la falta de Gobierno, precisamente.

No se engañe señor Juantegui, el problema de Telepizza lo tiene en el siguiente gráfico. grafico-telepizza-jpg

Telepizza comenzó a cotizar en bolsa el 27 de abril de 2016, a un precio de salida de 7,75 €. Actualmente, cotiza en torno a 4,20 € por acción, lo que se traduce como una bajada de más del 45 % desde su precio de salida. Es muy normal que el presidente de Telepizza esté preocupado, mientras observa la sangría que sufre en bolsa desde su estreno.

Pero… ¿Por qué ha descendido tanto el precio de la acción de Telepizza?

Desde mi punto de vista, la acción de Telepizza comenzó a cotizar a un precio que no le correspondía. La compañía está endeudada y genera beneficios muy irregulares, entre otras cuestiones.

 

analisis2

La imagen superior presenta los últimos resultados semestrales de la compañía. Lo más anecdótico de las cifras es que las ventas totales han aumentado un 1 % respecto al mismo semestre del año pasado (en España han aumentado casi un 1,5 %). En otras palabras, Telepizza ha crecido en volumen de ventas, tanto en el mercado nacional como el internacional. Con estas cifras desmontamos totalmente las sandeces dichas por Juantegui.  

La Tortuga Inversora sabe que es muy fácil culpar de tu situación al vecino de enfrente; asumir la verdad de tus errores cuesta mucho más. Las palabras pronunciadas por el presidente de Telepizza no son más que tonterías. La Tortuga Inversora le dedica este artículo al señor Juantegui, y le recuerda las palabras de Abraham Lincoln: “Más vale permanecer callado y que  sospechen tu necedad que hablar y quitarles toda duda de ello”. Así que deje de usar su piquito de oro y utilícelo para comer pizzas, por lo menos hará algo útil con la lengua.  


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre “Pablo Juantegui pierde el apetito